Ouch!

Número de jugadores:
2 – 5
Duración:
10 minutos
Edad recomendada:
5 años

¿A qué son bonitas las flores de los cactus? Seguro que más de uno ha estado tentado a coger alguna y no lo ha hecho, como es lógico, por miedo a pincharse con sus espinas. Ouch!

Este juego de mesa de edición propia nos lleva al desierto para disputarnos, en un enfrentamiento de lo más puntiagudo, las variopintas flores de los cactus. Para ello, tenemos ante nosotros una hilera de 6 cartas que se irá reponiendo a medida que los jugadores vayan tomando cartas para llevárselas a su zona de puntuación. Cada carta muestra de 1 a 3 flores que puntuaremos de varias formas al final de la partida. Individualmente, por grupos de distintos colores (en modo miniset collection) y las rojas, adicionalmente, por mayorías. Ahora bien, la gracia de Ouch! reside en el método para coger las cartas.

Veggies

Número de jugadores:
2 – 4
Duración:
20 minutos
Edad recomendada:
8 años

En Veggies nos disponemos a organizar las mercancías estratégicamente en nuestro puesto. Para hacerlo, vamos a reunir un total de 8 cartas, las cuales iremos cogiendo del mercado común, formado por 3 cartas que se irán reponiendo del mazo de robo, o bien bajando la que tenemos oculta en mano.

Podemos ponerlas en vertical u horizontal, colocándolas adyacentemente a las que ya tengamos en mesa o sobreponiéndolas, parcial o totalmente a las anteriores. Esto nos va a permitir esconder a los roedores, que nos penalizan si permanecen visibles al término de la partida, y encajar las piezas de fruta y verdura según nos convenga.

Walkie Talkie

Número de jugadores:
2 – 8
Duración:
1 a 4 minutos
Edad recomendada:
8 años

Walkie Talkie es un party game cooperativo de hasta 8 jugadores en el que tenemos que deshacernos de nuestras cartas, como buenamente podamos antes de que se agote el tiempo, haciendo uso de nuestra imaginación y agilidad mental.

Para jugar una partida a Walkie Talkie mezclamos 50-50 las cartas reversibles, donde por un lado tenemos letras y por el otro colores, para formar el mazo de juego. Repartimos 6 cartas a cada jugador, revelamos en el centro de la mesa una de cada tipo y preparamos un temporizador al que añadimos 30 segundos por jugador.

A partir de ahí, el juego se convierte en un divertido correcalles que nos lleva a jugar una carta por el lado que veamos en la pila correspondiente para combinarla con la carta superior de la otra pila. Con ambas formaremos una palabra que empiece por la letra indicada y que esté asociada a dicho color.

MI CUENTA
Habla con nosotros